Tel: +34 – 952 435 481

No es de extrañar que, con el tiempo, el aluminio de nuestra sombrilla puede perder el color y corroerse dando lugar a ese óxido anaranjado que tan poco nos gusta a todos.
Hoy te enseñaremos formas de corregir ese problemilla.

Daño salino del aluminio

Todos los metales se corroen en presencia de sales. A pesar de que el aluminio no se oxida del mismo modo que el acero, va a presentar una capa calcárea y picaduras en su superficie al exponerse a la sal por largos períodos. Un jabón neutral y lavado con agua ayudarán a eliminar la capa de óxido. Si se ha acumulado por un tiempo, una rueda de pulir puede ayudar a eliminarla.

Cubiertas protectoras de aluminio

Para ayudar a proteger áreas donde el daño salino es muy común, se pueden utilizar capas de pintura protectora. Hay otros tipos, como los protectores de potencia, que aplican pigmentos de forma electrostática a la superficie con una resina. Este revestimiento se hornea a altas temperaturas para darle al aluminio una superficie resistente y atractiva.

Prevenir daños por sales

Para prevenir esto, inspecciona el material periódicamente reparando así cualquier daño en el revestimiento de la superficie tan rápido como puedas. Enjuaga el aluminio con agua si vuestra sombrilla está cerca del mar. Evita utilizar limpiadores con ácido sobre el aluminio y no uses compuestos abrasivos. Los daños en el revestimiento permitirán que la sal penetre la superficie del metal.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.